domingo, 28 de octubre de 2012

ZILBETI: Historia del Conflicto, principales hitos, situación actual



Localización de la ZEC Monte Alduide
La explotación de magnesita, en la localidad de Eugui del Pirineo navarro, comienza en 1930 pero la guerra civil española (1936-1939) impide su arranque hasta 1945 año en el que se constituye Magnesitas de Navarra S.A. (MAGNA) con capital procedente de la Banca vasca. Durante las crisis económicas de 1970 y sobre todo en la 1993 la explotación entra en graves dificultades económicas y es adquirida por el Gobierno de Navarra para salvar el empleo de sus 500 trabajadores. El año 1999 se vende a un consorcio formado por el Grupo Roullier (60%) y a Grecian Magnesite (40%) contando actualmente con unos 125 trabajadores.

El Gobierno de Navarra, por acuerdo de 15 de mayo de 2000, aprobó provisionalmente la lista de 42 lugares susceptibles de formar la red ecológica europea Natura 2000. Entre ellos se encuentra el espacio identificado como ES2200019 y denominado "Monte Alduide". La Comisión Europea aprobó el 22 de diciembre de 2003, la lista de Lugares de Importancia Comunitaria de la región biogeográfica alpina y el  7 de diciembre de 2004 la lista de la región atlántica. El lugar denominado "Monte Alduide" se incluye en las dos. El 22 de agosto de 2005 se aprueba el Plan de Gestión y este lugar pasa a ser Zona de Espacial Conservación (ZEC) siendo la primera que se declara en España. El Plan de gestión aprobado marca las reglas para una buena conservación de bosques río y fauna de este espacio, declarando a la minería como su principal amenaza.
Zilbeti
El año 2007 MAGNA anuncia que la mina actual de Azcarate se agota y necesita abrir nuevas canteras. Los estudios geológicos realizados le permiten proponer una nueva cantera en Erdiz (Valle de Baztan) pero la oposición frontal de la sociedad civil obliga a buscar otro lugar. Escogen Zilbeti, una población con muy pocos vecinos y escasa movilización social. Ambos lugares se encuentran dentro de la ZEC Monte Alduide.
En 2008 el Gobierno de Navarra autoriza la realización de varias tandas de sondeos de exploración en Antzeri (Zilbeti). Algunos vecinos de Zilbeti piden ayuda a SEO/BirdLife y se constituye la Coordinadora Monte Alduide. Se realizan las primeras alegaciones a las autorizaciones de los sondeos y estos se interrumpen.
En Octubre del 2008 se presenta una Memoria y da comienzo el trámite de Consultas previas. Ni SEO/BirdLife ni la Coordinadora son invitados en este procedimiento.
Bosques de Antzeri donde se localiza el proyecto mineto
El 5 de julio de 2010 el Gobierno de Navarra declara al proyecto de mina de Zilbeti como PSIS (Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal. Esta figura administrativa se usa cuando se prevén complicaciones en un proyecto que se quiere impulsar. Un PSIS retira las competencias de los Municipios sobre el proyecto y es el propio Gobierno el que proporciona las licencias y autorizaciones.

El 31 de julio se hace público el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) dando 30 días para emitir alegaciones. Este estudio contiene un apartado de alternativas en el que se dice que el mineral de Zilbeti es escaso y de baja calidad pero que le permite a MAGNA prolongar la vida útil de Azcarate hasta solucionar los problemas en Erdiz (Baztan).

A finales de agosto presentan sus alegaciones SEO/BirdLife, la Coordinadora Monte Alduide y 1900 personas a título personal.


Para realizar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) el Gobierno de Navarra debe tomar en cuenta estas alegaciones y los informes de los distintos Departamentos técnicos del propio Gobierno. Estos informes son contrarios a la realización de la cantera en Zilbeti. Uno de estos informes procede de la Sección de Hábitats que es particularmente negativo. Ante la solicitud de una rectificación, el responsable de este Servicio emite un informe ratificando la incompatibilidad del proyecto minero en Zilbeti.

Sin embargo el 31 de diciembre del 2010 aparece la publicación en el BON de la DIA favorable al proyecto y en el siguiente número del BON se publica la aprobación definitiva del PSIS y en consecuencia del proyecto minero.
 
Localización del proyecto minero
A partir de ese momento SEO/BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide presentan un recurso en la sala de lo contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN)

El 1 de abril de 2011, la Consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente autoriza a la Comunidad de Ollarmendi la ocupación de 21 Ha de terreno comunal en el paraje Antzeri del Monte de Utilidad Pública Legua Acotada (Erro-Zilbeti) para el desarrollo de la actividad extractiva de magnesita por parte de Magnesitas Navarras S.A. y autorización a la citada empresa de la ocupación temporal de 21 Ha del citado Monte de Utilidad Pública. (No publicada en el Boletín Oficial de Navarra).

El 13 de abril el Director General de Vivienda y Ordenación del Territorio ordena la remisión a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del expediente del recurso número 148/2011, interpuesto la Sociedad Española de Ornitología y la Coordinadora Monte Alduide, contra Acuerdo del Gobierno de Navarra por el que se aprueba el PISIS para la "implantación y puesta en explotación de una cantera de magnesitas en Legua Acotada (Erro-Zilbeti) en el Valle de Erro". En este expediente no están los informes técnicos internos, contrarios al plan. 

El proyecto minero de Zilbeti proponía sacar el mineral por carretera a través del pueblo. Esto era muy difícil y costoso por lo que MAGNA proyecta construir un túnel minero para trasladar el mineral a la actual mina de Azcarate. La boca sur del túnel está en la Mancomunidad forestal de Ollarmendi (Valle de Erro) y esta otorga el permiso de ocupación. La boca norte del túnel está en la Mancomunidad forestal de Quinto Real y el Ayuntamiento de Baztan niega el permiso obligando al Gobierno de navarra a expropiar un bosque de utilidad pública a Baztan a favor de MAGNA, lo que no es bueno bajo el punto de vista político, pero no tienen más remedio y expropian.


Tanto en la declaración del PSIS como en el condicionado de la DIA se dice que MAGNA debe conseguir todos los permisos y autorizaciones del la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), entre ellas un informe previo de todo el proyecto que MAGNA no tiene y ni siquiera ha solicitado. MAGNA ha pedido autorizaciones y concesiones para distintas acciones dentro de la cuenca: pozos de agua, desvío de cauces, vertidos, construcción de un puente etc. Todos y cada uno de estos expedientes han sido alegados y están en tramitación. La CHE es un organismo estatal dependiente del Ministerio de Medio Ambiente (en Madrid) y la Ley dice que cuando un proyecto debe ser autorizado por un Organismo del Estado es el Ministerio el que debe hacer los trámites de Evaluación de Impacto Ambiental y no el Gobierno de Navarra como aquí se ha hecho.
MAGNA no puede entrar en Zilbeti por no disponer de los permisos de la CHE.
En diciembre de 2011 los socios de MAGNA convocan una reunión el 15 de enero de 2012 en su fábrica de Zubiri con el fin de estudiar los análisis químicos del mineral que puede ser extraído en Zilbeti.



El 24 de diciembre de 2011 a las 20:00 mientras se prepara la cena de Navidad, el presidente del Concejo de Zilbeti reparte un bando entre los vecinos anunciando que MAGNA necesita 800 Tm de mineral y comunica la empresa minera realizará estos trabajos entre el 25 de diciembre y el 6 de enero de 2012.
SEO/BirdLIfe, la Coordinadora Monte Alduide, las asociaciones españolas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpace España, WWF España junto con las organizaciones francesas Amis de la Terre, CADE, Forêts Sauvages, France Nature Environnement, GEOB, Greenpeace France, LPO, Maison de la Nature et de l'Environnement de Pau, PMAF, SEPANSO, WWF France publicaron un comunicado de prensa que obligó a MAGNA a desistir de sus trabajos.


En febrero MAGNA intenta de nuevo entrar en los hayedos de Zilbeti con el supuesto permiso del departamento de Medio Ambiente pero las denuncias de SEO/BirdLife obligaron al Gobierno de Navarra a abrir un expediente sancionador contra la empresa minera que desembocó en una multa de 10.000 €.
SEO/BirdLIfe y la Coordinadora Monte Alduide solicitan, a través de los tribunales, al Gobierno de Navarra la entrega de los informes técnicos internos que le permitieron autorizar el proyecto minero. La solicitud de documentación, por parte del Tribunal, tiene que repetirse tres veces y después de un año se hace entrega de los documentos que resultan ser demoledores para los intereses mineros en Zilbeti.

En vista del apoyo oficial que está recibiendo el desarrollo minero en el Pirineo navarro, van surgiendo otros proyectos dentro de la misma Zona de Especial Conservación Monte Alduide, esta vez se trata de una mina de sílice en Aurizberri – Espinal (Valle de Erro) que afecta a los pastos de montaña comprometidos con Francia por el Tratado Internacional de 1856 y afecta a las cabeceras hidrográficas francesas de la Nive.


La ZEC Monte Alduide contiene hábitats de interés comunitario, prioritarios y especies en peligro de extinción. La Ley 42/2007 DE Patrimonio Natural es particularmente rigurosa en la protección de estos espacios en los que no permiten proyectos no admitidos por su Plan de Gestión a no ser los referidos a cuestiones relacionadas con la salud, humana, la defensa nacional u otros de primordial importancia previa consulta con la Comisión Europea. 


En el Tribunal, el Gobierno navarro justifica el proyecto por la creación de puestos de trabajo. SEO/BirdLife y la Coordinadora se apoyan en la Ley que protege la Red Natura y todo el conjunto de incumplimientos del procedimiento administrativo que he relatado. 
En septiembre del 2012 el Gobierno de Navarra vuelve a emitir autorizaciones para que la minera actúe tanto en Quinto Real como en Ollarmendi en donde se pretende extraer el mineral que no pudo lograrse durante las Navidades pasadas. Ambas autorizaciones afectan al dominio público hidráulico y no cuentan con las autorizaciones de la Confederación por lo que se vuelve a violar la Ley.
En estos momentos, 28 de octubre de 2012, estamos esperando que MAGNA vuelva a intentar entrar en los bosque de Zilbeti por lo que necesitamos el apoyo de todas las personas y Entidades que son conscientes de la importancia de la conservación del Patrimonio natural que es de todos y no puede ponerse al servicio de los intereses de empresas insostenible, de capital foráneo, con el apoyo de Gobiernos que son capaces de violar la Ley que ellos mismos redactaron.


sábado, 6 de octubre de 2012

Zilbeti, las canteras y el empleo estable.




Rechazo de la cantera en Zilbeti

Escrito enviado al Diario de Noticias de Navarra como una opinión de contraste a las publicadas por este diario y que nacen de una moción de NaBai presentada en el Parlamento navarro sobre la cantera de magnesita en el Pirineo navarro.

Estos son los enlaces a los escritos de Tribuna Abierta:



Zilbeti, las canteras y el empleo estable.

Ramón Elosegui Borinaga Delegado Territorial de SEO/BirdLife en Euskadi

Leo con interés las colaboraciones que vienen apareciendo estos días en el Diario de Noticias en las que se afronta la difícil respuesta a la salida de nuestra penuria económica  creando empleo y bienestar social,  buscando soluciones que nos permitan, al mismo tiempo, conservar nuestros paisajes y lo que eso significa de respeto a nuestro patrimonio natural.

Pude ver el video de la sesión plenaria del Parlamento navarro del pasado día 13 y es evidente que cada cual defendía su posición con más o menos deferencia, aunque debo confesar la contrariedad que sentí ante la irrespetuosa intervención de la representante del partido de Gobierno. Pero lo que en esta sesión se debatía no eran dos concepciones distintas de análisis de la realidad social en la búsqueda de soluciones a nuestros acuciantes problemas. Tampoco se exploraban caminos diferentes para alcanzar el bienestar social a través del desarrollo de actividades más o menos respetuosas con el medio ambiente. Lo que se presentaba ante nuestros representantes en el Parlamento navarro, y por ende ante la opinión pública, era la obligación de  garantizar el respeto a la Ley.


Coincido con la apreciación que nos inclina a aceptar la minería a cielo abierto como una actividad lícita y normal,  pero que no es admisible en cualquier sitio ni a cualquier precio. Y no podemos aplicar argumentos subjetivos en esta discriminación, sino que para proceder a la aceptación, o no, de un proyecto minero deben aplicarse únicamente los textos legales. Y hablo en plural porque debemos aceptar la Ley de Minas (1973), preconstitucional y a mi entender defensora de principios afortunadamente superados, pero también la Ley de Patrimonio Natural (2007) que asume las Directivas europeas en la protección de los espacios y ante la que un proyecto de mina como la proyectada en Zilbeti no debe autorizarse. Independientemente de nuestras simpatías es la Ley la que debe marcar la diferencia entre unos proyectos y otros, los admisibles y los rechazados. 

Y aquí nos encontramos con un aspecto que es necesario afrontar en Navarra y es justamente la vigencia de la Ley. Porque el conflicto creado alrededor del proyecto de Itoiz convenció a muchos navarros de que cuando el poder político se engavilla con el económico para plantear una iniciativa empresarial, el respeto a la Ley es un factor que no se contempla porque en última instancia las Leyes se hacen y deshacen en la medida de las necesidades de cada momento. Espero que no sea este el caso de la minas proyectadas para en el Pirineo navarro, incluidas en un espacio protegido por las Directivas europeas y por textos legales que escapan a las competencias del Parlamento navarro.

Campiña en Zilbeti
Afortunadamente han pasado los tiempos en los que los propietarios de empresas, que no siempre son empresarios, nos advertían que si no se les permitía verter a los ríos los residuos producidos en sus negocios, no podían equilibrar sus cuentas de explotación  y estaban abocados  a cerrar sus negocios abandonando a su suerte a los trabajadores.  Pero aún oímos que si no se permite extraer  mineral destruyendo un territorio protegido,  la empresa se cierra y todos a la calle.

Si consultamos los trabajos sociológicos publicados por el Gobierno de Navarra podemos comprobar que el bienestar social y la creación de empleo se producen en el segmento de los servicios siendo la minería un sector en declive en cuanto a la oportunidad laboral. Cosa a todas luces natural porque si para subsistir es necesario aumentar las producciones con menos costos laborales, en el caso de la minería esto conduce irremediablemente al agotamiento del mineral y al final de la mina. 

Los pueblos que viven de la minería no son un ejemplo a seguir en cuanto a empleos estables, todo lo contrario, muchos  pueblos abandonados en cualquier parte del mundo tienen que ver con las actividades mineras agotadas. La minería siempre se ha establecido bajo el paraguas del nomadismo y lamentablemente la mina y la empresa minera ha sido un sumidero de iniciativas empresariales en cuanto que todo el mundo aspira a trabajar allí olvidando los demás horizontes laborales. Por eso el fin de la mina suele ir acompañado de la muerte del pueblo que la ha acogido.

Hayedo de Zilbeti
Por supuesto la población de los valles pirenaicos no se escapa de los males que acompañan a nuestros núcleos rurales. Pero el envejecimiento, la masculinización y , en definitiva, el declive demográfico no es debido a la falta de minas sino a la falta de impulso de otras actividades económicas que no se basen en grandes proyectos de construcción o en la degradación del territorio a través de la explotación minera, sino a través del apoyo institucional a las pequeñas empresas locales que abran nichos de mercado con productos derivados del sector primario contando con el apoyo de la investigación y la innovación que deben procurar nuestros centros del conocimiento, tal y como se hace en los países bien estructurados.

Las empresas extractivas que dependen de minerales escasos deben buscar su futuro en la reconversión, evitando depender de la política de subvenciones porque esta mina también se agota y aunque no se pueden hacer paralelismos lineales, es conveniente alzar la vista y ver cómo resolvió la siderurgia vasca  el agotamiento de las minas de Gallarta. Magnesitas de Navarra sabe que su fábrica de Zubiri dispone de suficiente mineral en Azcárate, fuera de los espacios protegidos, que le procura tiempo suficiente para entrar en un proceso de transformación que  le permita estabilizar su empleo a través del uso de minerales de origen marino, como lo hacen sus empresas hermanas.

Cantera de magnesita en Azcarate en Eugui

Monte Alduide, donde se pretende construir la mina a cielo abierto de Zilbeti, está dentro de lo que se llama Zona de Especial Conservación, el nivel de protección más alto de la red de espacios protegidos europeos y es el primer espacio que alcanzó este nivel en todo el Estado a propuesta del Gobierno de Navarra, el mismo que ahora gobierna pretendiendo violar la protección que él mismo patrocinó. Para más escarnio es el mismo Gobierno, gestionado por el mismo partido político y compuesto de los mismos técnicos medioambientales que redactaron su Plan de Gestión con el que pretendían protegerlo y en el que reflejaron su preocupación por la amenaza minera.

La Ley protege este espacio y es lamentable que la mayoría legislativa que forma el Parlamento navarro en vez de aleccionar a la ciudadanía sobre el  respeto a la Ley que ellos mismos desarrollaron, retuercen el argumento para convencernos de que destruir el patrimonio natural, en beneficio de una empresa privada de capital foráneo, es la única forma de crear riqueza y empleo estable.


Vitoria – Gasteiz y Pamplona 25 de septiembre de 2012


Arroyo de montaña en el hayedo de Zilbeti


jueves, 26 de julio de 2012

Nuevas agresiones en Zilbeti y Quinto Real


Antzeri


SEO/BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide manifiestan su preocupación por las continuas  agresiones cometidas por la empresa MAGNA en un espacio protegido de Navarra

·  Además, denuncian las excavaciones ilegales que está realizando el Concejode Eugi en el entorno de la antigua Fábrica de Armas de Olaberri, junto al río Arga. Carecen de las preceptivas autorizaciones ambientales y afectan gravemente a especies de fauna en peligro de extinción

Navarra/Madrid 26/07/12- En opinión de las dos organizaciones, la empresa Magnesitas de Navarra (MAGNA) vuelve a ocupar ilegalmente los parajes de Antzeri y montes de Quinto Real, donde pretende llevar a cabo un proyecto de mina a cielo abierto para la extracción de magnesita, dentro de la Zona de Especial Conservación (ZEC) Monte Alduide perteneciente a la red de espacios protegidos europeos en Navarra.

Por este motivo SEO/BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide:
1.- Instan a la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra a abrir un expediente sancionador a MAGNA por violar la declaración de Impacto Ambiental (DIA) y al Concejo de Eugi por realizar actuaciones en la ZEC sin las preceptivas autorizaciones ambientales. Asimismo, piden la paralización inmediata de las obras, tanto las relacionadas con el proyecto de cantera como las de la fábrica de armas.

2.- Por otra parte, instan a la Dirección General de Empresa e Innovación del Gobierno de Navarra a que abra un expediente sancionador a MAGNA por ocupar ilegalmente terrenos de los montes de Quinto Real y a suspender el proceso de expropiación hasta el total esclarecimiento de los hechos.

3.- Además, solicitan a la Confederación Hidrográfica del Ebro a abrir sendos expedientes sancionadores al Concejo de Eugi y a MAGNA, por las obras que se están realizando en la fábrica de armas y en el proyecto de cantera respectivamente.

4.- Por último animan a la Mancomunidad de Quinto Real a denunciar la ocupación ilegal de terrenos de su propiedad por parte de MAGNA.

Hayedo amenazado
Los trabajos de amojonamiento del perímetro minero que delimita el bosque de hayas protegido que quedaría destruido, se han realizado en ambos extremos del túnel minero proyectado, tanto al sur en el paraje de Antzeri (Zilbeti, Valle de Erro , Navarra), como en Quinto Real junto a la boca norte, en áreas de alto valor ambiental.

SEO/BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide llaman la atención sobre el hecho de que Quinto Real no ha dado el consentimiento de ocupación para la explotación minera por lo que el Gobierno de Navarra ha iniciado un proceso de expropiación, sobre estos bosques de utilidad pública, en beneficio de MAGNA, sin que a fecha de hoy haya culminado la tramitación, por lo que los trabajos previos que se vienen realizando en el lugar son doblemente ilegales. En opinión de las dos organizaciones el promotor minero no dispone de todas las autorizaciones y tampoco del consentimiento de los titulares del territorio.